La comunidad fue tomada por sorpresa la semana pasada con la noticia de que algunos de los titanes de la industria del anime y manga se estaban uniendo al Centro japonés Shuppan Koho para detener la piratería.

 Te recordamos que tenemos un canal de Youtube, donde subiremos contenido variado y entretenido:

Las editoriales Shonen Jump, Kadokawa y Kodansha usaron algunos de sus personajes más populares para llamar la atención de los fanáticos con un mensaje simple: dejen de piratear, están destruyendo el ciclo de la creación.

 

También compartieron un gráfico simple que detalla cómo los creadores de manga “no pueden comer” si las personas no compran sus historias, los editores no pueden contratar o crear nuevos talentos, los libreros no pueden llevar manga si las personas no lo compran, y finalmente, los lectores de manga no encontrarán nuevas historias producidas.

Si bien la campaña de marketing aún no se ha visto como un éxito o fracaso, los asombrosos números en los informes compartidos en el sitio web del Shuppan Koho Center insinúan cuán extendida es la piratería y cuán populares se han vuelto el anime y el manga.

Estiman que los editores pierden 50 mil millones de yenes ($ 448.9 millones) a la piratería en Japón y un asombroso 1.3 billones de yenes ($ 11.7 mil millones) a la piratería en los Estados Unidos.

Eso es una gran cantidad de ingresos perdidos si los informes son precisos. Eso está cerca de la cantidad de ingresos que la industria obtuvo en 2017: un total de $ 17 mil millones . Teniendo en cuenta cómo los creadores de manga, artistas y demás personal de la industria luchan para llegar a fin de mes, es probable que veamos muchas iniciativas lideradas por la compañía y creadoras para detener la piratería.

¿Estás de acuerdo en un 100% en dejar de consumir piratería?