Muchos recordarán que en noviembre, un animador del estudió P.A. Works desató un escándalo al subir una imagen en las redes sociales donde detallaba su presupuesto mensual y revelaba que tenía tan solo unos 1477 yenes, es decir un poco más de 12 euros.

Según el protestante, no pudo ascender de intercalador a animador de cuadros clave (tras 3 años de trabajo).Contó además que la máxima cantidad que ganó fue de 67 mil yenes (unos 552 euros) en el mes de octubre de 2016.

El estudio demoró un poco en responder y negó ciertos hechos, pero si dio por verdaderos muchos detalles que reveló el trabajador. Ello nuevamente desató el debate sobre las malas condiciones laborales que tiene la industria del anime.

Ahora es el turno del director de animación y también director de la Asociación Japonesa de Creadores de Animación, Osamu Yamasaki, quien declaró en una entrevista que la vida de los animadores es dura.

Explicó que a los animadores les pagan dependiendo de su producción. Ellos podrían ganar dependiendo de sus hablidades entre 5 y 6 millones de yenes al año, algo equivalente entre 41 mil y 49 mil euros. Además, este sueldo escaso en cierta forma…no es el único problema, ya que los animadores ven afectada su vida social, ya que deben trabajar más de 10 horas al día.

Yamasaki también reveló que es bastante normal que los animadores perciban un sueldo menor al millón de yenes en sus primeros años, que es cuando desarrollan sus talentos para el trabajo. Esto genera una deserción, producto de la frustración laboral.

“Actualmente, solo 1 de cada 10 personas termina quedándose en la industria“,calculó el director.

“En otros 10 años muchos tendrán ya los 60 (años) y el futuro de la animación puede ser brutal, en el mal sentido”, alertó.

En el sentido de los pagos, Yamasaki sostuvo que aquellos estudios capaces de ofrecer pagos más competitivos por la alta productividad y una estabilidad laboral son los más grandes. Ello afecta a estudios pequeños, pues tienen menos posibilidades de conseguir talento joven… lo que deriva en animadores con poca experiencia, pocas habilidades, poca productividad y pocas ganancias.

“Los animadores ganan cada vez menos, no solo los novatos“, resaltó el director, añadiendo que muchos animadores siguen trabajando por amor al arte.

“Los animadores no son de los que se preocupan por el dinero o por negociar las condiciones. No hay muchos que alcen su voz para que cambien las cosas”, dijo.

“Es posible que el anime necesite crear un nuevo modelo de negocio“, concluyó el conocido director.

¿Qué opinas de esta problemática en la industria?